¿Qué pasa en caso de retraso a la hora de terminar una obra?

patios interiores barcelona

Como empresa de construcción y rehabilitación, entre otros espacios, de patios interiores en Barcelona queremos repasar algunos aspectos importantes en los contratos que nuestros clientes firman con nosotros. ¿Qué pasa si se produce un retraso en el plazo acordado en un principio? ¿Qué derechos amparan al cliente? Ahora lo vemos.

Empezamos por el llamado contrato de ejecución de obra o arrendamiento de obra. Es el que obliga a una de las partes a ejecutar una obra a cambio de un precio. En este contrato, la parte que se obliga a ejecutar la obra se llama “contratista” o “arrendador”, en este caso Rehabilitación Fachadas Barcelona, y quien la encarga es el “comitente”, “arrendatario” o “dueño de la obra”. Este puede suministrar la totalidad o parte del material de la obra o bien puede encargar al constructor el suministro del material según determinadas especificaciones y calidades indicadas por el arquitecto en el proyecto.

El constructor ha de cumplir con el plano, la memoria de calidades, las medidas y con el resto de especificaciones contempladas. De la misma forma, al constructor no se le podrán exigir responsabilidades si se demuestra que ha respetado el contenido de ese proyecto.

Como es lógico, el arrendatario o dueño de la obra tiene que respetar el precio acordado de antemano con la empresa constructora. Puede ser por ajuste o precio alzado o por piezas ejecutadas o unidades de medida. En este último caso, se fija un precio por cada parte de la obra (estructura, cimentación, cerramientos…). Como decimos, en el precio pueden ir incluidos o no los materiales.

Otra cosa importante es fijar correctamente el plazo de inicio y entrega de la obra.  En el contrato de ejecución de obra hay que fijar el momento de inicio de los trabajos. Puede ser cuando se firme el contrato de obra, cuando se firme el acta de replanteo (documento que sirve para saber cuándo han empezado los trabajos) o cuando se obtenga la licencia de obra en el ayuntamiento.

Los retrasos en el cumplimiento de los plazos pueden deberse a varios motivos: causa mayor, modificaciones del proyecto o a un incumplimiento por parte del constructor. Por eso es importante incluir en el contrato una penalización. Se trata de la cantidad de dinero que tendría que pagar el constructor por cada día de retraso en la entrega la obra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *