La rehabilitación de fachadas por cuestiones de seguridad

reformas fachadas barcelona

Los trabajos de reformas de fachadas en Barcelona responden, en la mayoría de los casos, a razones de seguridad. Los edificios situados en las zonas históricas de las ciudades suelen estar más necesitados de mejoras y reformas. La meta es asegurar su viabilidad estructural y la eficiencia energética que hoy se exige a todo tipo de inmuebles. Hay varias razones de peso para rehabilitar un edificio. Razones vinculadas, como decimos, a la seguridad. Tanto de los viandantes como de los habitantes del edificio.

Lo primero es detectar la posibilidad de que existan problemas graves que hagan necesaria la intervención. Uno de los problemas más comunes es el deterioro de la fachada y del resto de elementos exteriores. Si se desatiende este aspecto pueden darse desprendimientos debido a grietas y otro tipo de desperfectos causados por la acción continuada del frío o la lluvia. Otro motivo, sobre todo en edificios de gran antigüedad, es el deterioro de vigas y pilares. Una situación que puede llegar a comprometer la estabilidad del inmueble y la seguridad de sus habitantes.

En cuanto a las zonas interiores, hay cuestiones que pueden obligar a una intervención de mejora. Por ejemplo, dar pasos en cuanto a la eficiencia energética del edificio o la accesibilidad para personas con dificultades de movilidad.

Para estos problemas, las soluciones que manejamos empresas como Rehabilitación Fachadas Barcelona  son muy variadas. Por ejemplo, el uso de cementos especiales para rellenar grietas se usa mucho para la restauración de fachadas. Acto seguido hay que pintarlas y embellecerlas para recuperar su aspecto original en la medida de lo posible.

En cuanto a la seguridad estructural, el uso de hormigones para reforzar vigas y pilares es uno de los medios más eficaces. Por otro lado, se puede optar por cambiar ventanas y utilizar aislamientos en las paredes para mejorar la eficiencia energética del edificio y, en consecuencia, consumir menos energía.

Es innegable que, con las reformas de fachadas en Barcelona, los edificios aumentan exponencialmente su valor para ser vendidos alquilados. Además, el ahorro energético ayuda a reducir las facturas de luz, agua o calefacción. De hecho, para alquilar o vender un piso la ley obliga a entregar el certificado de eficiencia energética. En el documento aparece la letra que corresponde al inmueble, de una escala de la A a la G.

En definitiva, el valor estético de una rehabilitación de la fachada y la seguridad que aportan las reformas estructurales son dos aspectos clave para mejorar la calidad del inmueble y la vida de sus habitantes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *