Medidas de seguridad en los trabajos de rehabilitación de fachadas

patios interiores barcelona

El tema de la seguridad en el trabajo tiene tal importancia que no podíamos sino dedicarle una entrada en exclusiva en el blog. En el caso concreto de la rehabilitación de fachadas o de patios interiores en Barcelona, dos de nuestras especialidades, hay una serie de equipos de protección, individuales o no, con los que contar para preservar la integridad física de los trabajadores.  

Algunos de los riesgos que hay que evitar son las caídas en altura y las afecciones cutáneas como la dermatitis derivadas del uso de productos abrasivos sin los EPIs obligatorios (guantes, gafas). Otros riesgos son los tropiezos con herramientas o materiales, la caída de herramientas desde las alturas, los golpes con elementos salientes de los andamios y, por supuesto, los sobreesfuerzos derivados de malas posturas. Por eso, en empresas como Rehabilitación Fachadas Barcelona tenemos que seguir al dedillo toda la legislación referente a la prevención de riesgos laborales.

Según sea la fisonomía de la fachada y dependiendo de cuál sea la tarea a acometer, habrá que contar con un medio auxiliar u otro. Es básico comprobar el estado de los andamios y de las cestas en las que trabajarán los operarios. Se han de vigilar aspectos tales como el punto de anclaje, el doble cableado, el estado de las plataformas o las barandillas.

En los trabajos de rehabilitación de edificios se usan las llamadas “líneas de vida”. Son las encargadas del sistema de parada de caídas, es decir, las que protegerán al trabajador en un eventual accidente. Estas pueden ser permanentes o temporales. En ambos casos han de estar unidas de manera sólida a una estructura que soporte una hipotética caída cuando se esté acometiendo la rehabilitación de una fachada. Según reza en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), en todo trabajo que se haga a una altura de más de dos metros debe usarse algún tipo de equipo de protección anticaídas.

Existe otro elemento que siempre ha de acompañar a las líneas de vida: el arnés anticaídas. Su cometido es el de conectar a la cuerda con el cuerpo y repartir la energía en caso de caída. Ha de ser de la talla adecuada. Existen varias posibilidades en cuanto al cierre. Los arneses de cierre de hebilla doble automática son más sencillos de poner ya que sólo hace falta ajustarlos. El anillo ventral puede ser doble para ganar aún más en seguridad.

Además de contar con los elementos de seguridad convenientemente homologados y en buen estado, los operarios de Rehabilitación Fachadas Barcelona que se ocupen de estas tareas han de estar en posesión del certificado de capacitación correspondiente. Todo esto aparece contenido en el Real Decreto 2177/2004, aplicable a trabajos con escaleras de mano, andamios y trabajos verticales. Hay que tener siempre en cuenta que tienen prioridad las medidas de protección colectiva frente a las individuales. La ley también estipula que la elección de las medidas no puede depender en ningún caso de criterios económicos. Por ejemplo, si hay que retirar temporalmente algún dispositivo de protección colectiva debe echarse mano de una alternativa que no disminuya el nivel de seguridad

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *