La fachada, la piel del edificio (Parte 3)

Y para acabar, la tercera parte de la fachada, donde valoraremos la importancia del control de la energía solar y la ventilación.

Control de energía solar

Mientras en la época de invierno las ganancias solares principalmente a través de las aperturas de l‘edificio mejoran el balance energético aportando calor gratuitamente, el control de la aportación de energía solar es el punto clave para la minimización de la demanda energética de refrigeración del edificio en verano. Su importancia aumenta con la creciente aplicación de superficies con vidrios, tanto en el sector residencial como comercial y de oficinas. Existen tres mecanismos de control solar: vidrios especiales, protecciones fijas y protecciones móviles.

La aplicación de vidrios de protección solar puede resultar eficiente , pero comporta los siguientes inconvenientes:
• El valor de transmisión lumínica baja considerablemente, por lo cual es difícil aprovechar la luz natural al fondo del interior y tener un buen confort visual.
• A carencia de ser regulable, el vidrio no sólo impide la entrada de la energía solar al edificio en verano, sino también en invierno. De este modo también reduce el aprovechamiento de la radiación solar y aumenta la necesidad de calor artificial.fachada ventilada

Ventilación natural

El objetivo de la ventilación de los edificios es la garantía de la calidad del aire necesaria para la respiración y para evitar posibles olores, siendo la renovación mínima higiénicamente unos 25 m3/pers·h.
Actualmente, como ya me hablado en otros artículos, la ventilación la hacemos manualmente y a la vez hay una parte que se indirectamente, sin que lo sepamos, a través de la carpintería, provocando así pérdidas innecesarias de energía.

Un concepto de refrigeración pasiva, que se está extendiendo mucho en otros países, es el sistema de ventilación nocturna, que se basa en el aprovechamiento de la oscilación de la temperatura entre día y noche y la inercia térmica de los materiales constructivos en el interior del edificio. Los materiales con importante inercia térmica (techos, tierras, muros)
absorben parte del calor que reciben durante el periodo caliente y la desprenden durante la noche. La ventilación nocturna del edificio con el aire exterior de inferior temperatura aumenta el enfriamiento del material.

El concepto es especialmente indicado en edificios que son usados durante el día y deshabitados por la noche, como oficinas. Para posibilitar la ventilación nocturna, se necesita la apertura de ventanas, que puede ser efectuado manualmente, pero normalmente cuenta con una domótica, que compara las temperaturas exteriores e interiores y obra las ventanas cuando la diferencia entre ambas sea suficientemente alta.

This post is also available in: ca

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *